Contáctanos al +56 2 2263 3434

adulto mayor activo y ocupado

No es ningún secreto que los adultos mayores corren el riesgo de deprimirse. Las estadísticas dicen que casi la mitad sufre de soledad, y el aislamiento es uno de los factores más importantes para sufrir problemas de salud y perder la independencia física. Además, las personas de todas las edades que luchan contra la depresión sufren un riesgo mucho mayor de deterioro mental y físico.
Así que las mejores ideas para mantener al adulto mayor activo son las actividades que incluyen socializar. Pero miremos uno de los costados buenos de envejecer: la falta de compromisos laborales o niños pequeños a quien cuidar permite disfrutar de mucho tiempo libre, así que lo único que falta, son las ideas. Esta es una lista para empezar a mantenerse activo y siempre ocupado.

Cómo mantener al adulto mayor activo y ocupado

1- El hobby

Por fin hay tiempo para dedicarse  a ese hobby que siempre le ha gustado. O para encontrar uno nuevo. El error es quedarse en casa solo. Si hay algo que le gusta especialmente, hay que hacerlo con alguien más, y si es un grupo, tanto mejor.
Si ya tiene un pasatiempo que le encanta, ahora es tiempo de compartir su sabiduría o de buscar nuevos enfoques. En los centros comunitarios siempre hay grupos para adultos mayores de lectura, escritura, tejido, manualidades, baile, carpintería, pintura, etc. No es necesario que sea una clase, con profesor. Simplemente son personas que se reúnen algunos días de la semana para hacer juntos lo que más les apasiona.
Si aún no ha encontrado un pasatiempo que lo apasione aquí van algunas ideas para iniciarse

  •  Construcción y decoración en fibrofácil: casitas de muñecas, juguetes, cajas para regalar. También se compran hechas y sólo hay que pintarlas.
  • Mosaiquismo
  • Álbum de recortes a modo de biografía
  • Fotografía
  • Grupos de teatro

2- Programas en el centro comunitario

Todos los centros comunitarios tienen actividades para adultos mayores. Suelen ser clases o eventos puntuales. Basta con acercarse y tomar un folleto impreso con las actividades de la temporada. Los más frecuentes son manualidades, cocina, juegos, excursiones o actividades al aire libre.

3- Buscar un compañero

El ejercicio físico es indispensable a cualquier edad, pero en un adulto mayor tiene además la ventaja de mantener también la mente en forma. Pero comenzar una actividad física, por más liviana que sea, tiene una gran enemiga: la pereza . ¡Es fácil dejarse vencer! Por eso lo mejor es buscar un compañero/a y comprometerse a encontrarse en cierto horario: dejar plantado a otro generalmente no está dentro de nuestras costumbres.
¿Dónde encontrar un compañero para salir a caminar, hacer yoga o estiramientos en el parque? Se sorprendería de saber cuánta gente se pregunta lo mismo. Es cuestión de preguntar a algún familiar si conoce a alguien con ganas de hacer lo mismo, buscar grupos en las redes sociales o simplemente invitar a algún vecino. Es muy común ver grupos de 3 o 4 adultos mayores caminando en la calle de cualquier barrio. Seguramente será bien recibido si les pregunta si puede unirse al grupo.

4- Crear su propio grupo

Ya es hora de hacer esas llamadas a viejos amigos que siempre deja para mañana. Comunicarse con aquellos que hace tiempo que no ve y organizar un encuentro puede ser el inicio de un nuevo grupo, y esto abre una puerta de grandes oportunidades para que mantener al adulto mayor activo y con amigos. Salir una vez por semana a un restaurante, o reunirse en la casa de alguien para jugar a las cartas, hacer pequeños viajes juntos… seguro que ellos están pasando por lo mismo y esperan que alguien los llame.

5- Trabajo voluntario

No solo es una excelente manera de retribuir, sino que el voluntariado también conlleva muchos beneficios para la salud . Se ha demostrado que las personas mayores que se ofrecen voluntariamente experimentan menos limitaciones funcionales, menos síntomas de depresión y una mayor esperanza de vida. Con 2 o 3 horas por semana es más que suficiente: puede marcar una diferencia en su propia vida y en la de alguien más. Hay organizaciones que siempre están necesitando lo más valioso que una persona puede dar: su tiempo. Algunos ejemplos de voluntariado son:

  • Dar clases o charlas informales a jóvenes en situación de riesgo sobre aquello que usted sabe hacer: desde su hobby preferido hasta el trabajo de toda su vida.
  •  Ayuda en tareas escolares en centros comunitarios o municipales.
  •  Lectura en voz alta para no videntes o enfermos
  •  Grupos de tejido o costura para donar
  •  Reparación de artefactos eléctricos o electrónicos para donar
  •  Payasos en hospitales (consultar en el hospital local)
  •  Gestión de ropa donada en centros parroquiales

Para más oportunidades de voluntariado, puede buscar en esta web que le muestra qué organizaciones están necesitando su ayuda en su barrio o ciudad.

6- Juegos a todo nivel

Mantenerse activo mentalmente es tan importante como mover el cuerpo. Las opciones son ilimitadas. Algunas muy conocidas como las revistas de acertijos o crucigramas, o los juegos de mesa en grupo en parques o centros comunitarios.
Pero si podemos sacarnos de la cabeza el estereotipo de abuelo jugando al ajedrez. los videojuegos ofrecen otra gran oportunidad para mantener ocupados a las personas mayores. Durante la última década, la investigación ha demostrado una variedad de beneficios cognitivos para las personas mayores que juegan ciertos tipos de videojuegos. Se ha demostrado que algunos videojuegos ayudan a prevenir el deterioro cognitivo y, en algunas circunstancias, incluso pueden usarse para ayudar a mejorar la movilidad después de un accidente cerebrovascular. También hay mejoras notables que se obtendrán en la memoria a corto plazo, pero los tipos de beneficios recibidos dependen del juego jugado.
Por ejemplo, los juegos en 3D son mejores para activar los sistemas visuales en el cerebro, mientras que los rompecabezas se enfocan en la memoria. Y cualquier persona con conexión a Internet tiene la oportunidad jugar socializando con jugadores de todo el mundo.
Y si quiere combinar juegos mentales con actividad física, hay muchos dispositivos muy divertidos y de diseño amigable para toda edad como la Wii Fit Plus.

7- Seguir aprendiendo

El aprendizaje es un proceso de toda la vida y es extremadamente saludable. La materia gris se atrofia con la edad si no la usamos , pero las investigaciones demuestran que aprender cosas nuevas puede contrarrestar esos efectos. Es por eso que una de las mejores cosas que las personas mayores pueden hacer por su salud es aprender algo nuevo o participar en proyectos creativos.
Actualmente las Universidades tienen Programas de Extensión para adultos mayores con cursos de todo tipo. También se pueden tomar clases de todo tipo en institutos locales según lo que le interese aprender, y casi todos cuentan con algún grupo de adultos mayores, aunque una clase con compañeros de todas las edades también es muy estimulante. Aprender un idioma, a tocar un instrumento musical, o artes plásticas son las opciones más recomendadas para mantener al adulto mayor activo y siempre ocupado.

8- ¡No olvidar al mejor amigo del hombre!

Además de ser una excelente compañía, las mascotas también ayudan a mejorar la función cognitiva, los niveles de estrés, la presión arterial y la frecuencia cardíaca de las personas mayores. Un perro además garantiza tener que salir a pasear ¡donde seguramente conocerá a otros dueños de perros!

Fuentes:
Revista Brasilera de Psiquiatría
Medical Guardian
– Quiero Ayudar
Fundación Española de Ciencia y Tecnología
Universidad de Montreal
Educación en adultos mayores
Universidad de Missouri

Comparte y ayuda