Contáctanos al +56 2 2263 3434

El estrés, la depresión y el control de los efectos secundarios durante el tratamiento del cáncer son las razones principales por las que muchos pacientes con cáncer optan por el servicio de atención domiciliaria cuando se recuperan en el hogar. Prefieren la seguridad de sus propios hogares, donde pueden disfrutar de la comodidad de un entorno familiar, así como del apoyo de familiares y amigos. Cuando un paciente elige recuperarse en su hogar, el equipo que los cuida suele estar formado por enfermeras, fisioterapeutas, médicos y la familia del paciente.
Aunque la atención domiciliaria puede ser emocionalmente valiosa para los pacientes, puede ser agotador, tanto física como mentalmente, para la familia y los amigos.
Se ha demostrado que la tensión de cuidar a un paciente crónicamente enfermo provoca depresión mayor, ansiedad severa e incluso trastorno por estrés postraumático (TEPT). Los familiares deben hacer frente a muchos cambios drásticos relacionados con la enfermedad. Sin embargo, los vínculos con el paciente también pueden fortalecerse.
El personal de atención domiciliaria utilizará equipo médico en el sitio, asistirá durante las visitas de otro personal médico, como fisioterapeutas, preparará comidas para los pacientes, supervisará la higiene personal y administrará los medicamentos recetados.

Un nuevo modelo de cuidado a domicilio para el cáncer

La atención domiciliaria centrada en el paciente es un nuevo modelo de asistencia, que puede alternarse con la atención en el hospital más tradicional. Este nuevo modelo de cuidado a domicilio se basa en las necesidades de los pacientes con cáncer más que en el pronóstico, y tiene en cuenta los aspectos emocionales y psicosociales de la enfermedad. Este modelo se puede aplicar a pacientes de edad avanzada, que presentan enfermedades comórbidas, pero también se ajusta a las necesidades de los pacientes más jóvenes.
Un equipo multidisciplinario especializado coordinado por oncólogos médicos con experiencia que incluye farmacéuticos, psicólogos, enfermeras y proveedores de asistencia social integra la atención en el hogar del paciente con cáncer. Se pueden requerir otras figuras profesionales dependiendo de las necesidades de los pacientes.
La prestación de la atención oncológica en el hogar se considera cada vez más como una forma de mejorar la calidad de la atención y como una alternativa rentable al tratamiento hospitalario. Incluso en casos de pacientes informados asistidos en domicilio por enfermeras se puede indicar la quimioterapia en casa.

¿Qué incluyen los servicios de enfermería en el hogar en pacientes con cáncer?


– Manejo del dolor y los síntomas
– Administración del tratamiento, incluyendo quimioterapia
– Apoyo post quimioterapia, radioterapia o terapia hormonal
– Cuidado de la herida post quirúrgica / vendaje de heridas y asistencia con el intestino, el estoma y el cuidado del catéter
– Asesoramiento nutricional
– Cuidados paliativos
– Asistencia integral al cuidado del paciente con cáncer

¿Cuáles son los beneficios del cuidado del cáncer en el hogar?

El equipo de cuidado a domicilio en casos de pacientes con cáncer integrado por diversos profesionales de la salud tiene grandes ventajas con respecto al cuidado hospitalario. Algunas de ellas son:
> La atención es personalizada para el paciente
> Ante problemas o complicaciones hay una intervención temprana que reduce las visitas a emergencias
> Monitoreo constante del paciente para brindar información al médico
> Coordinación de la atención de los distintos profesionales
> Asistencia con quimioterapia para pacientes que no pueden ir al consultorio del médico
>  Monitoreo de medicamentos
> Manejo del dolor en forma inmediata
> Apoyo emocional y educativo al paciente y sus familiares

El cuidado de personas con cáncer es muy difícil para los miembros de la familia, y buscar apoyo de personal capacitado puede ser la opción que más le convenga. Al proporcionar atención del cáncer en el hogar para su ser querido, la familia puede concentrarse en pasar tiempo de calidad juntos sin tener que ser los cuidadores principales.

Fuente:
Therapeutics and Clinical Risk Management.

Comparte y ayuda