Contáctanos al +56 2 2263 3434

      Cuidado a domicilio en diabetes

      La diabetes es una afección crónica que padecen millones de personas en todo el mundo, de todas las edades. El organismo de las personas con diabetes tiene afectada la capacidad para producir o regular la cantidad de insulina que se necesita para mantener los niveles de glucosa en sangre en valores saludables. Esta alteración tiene varios orígenes y mecanismos, que son objeto de estudio científico permanente con el fin de mejorar la medicación y la calidad de vida de estos pacientes. Cuando la diabetes no es controlada produce daños en los riñones, la vista, el sistema cardíaco, vascular y a nivel del sistema nervioso.

      Hay 3 tipos principales de diabetes, según la Organización Mundial de la Salud:

      • Diabetes tipo 1: es la que se llamaba insulino dependiente, juvenil o infanto juvenil. El paciente no produce insulina.
      • Diabetes tipo 2: la producción de insulina ha disminuido con el tiempo o aumenta la producción de glucosa.
      • Diabetes gestacional: se produce en el segundo o tercer trimestre del embarazo, es transitoria y se cura después del parto.

      La Asociación Americana de Diabetes reconoce un cuarto tipo: la diabetes ocasionada por otras causas: medicamentos, enfermedades como fibrosis quística, infecciones, etc.

       

      Cuidados a domicilio para diabéticos

      El buen control de la diabetes no es sólo cuidar la glucemia. La prevención de las complicaciones asociadas a la diabetes precisa la vigilancia y el control de todos los elementos expuestos. La persona con diabetes es responsable, junto con el profesional, de hacer un seguimiento correcto y lograr los objetivos.

      En un estudio del 2017 que incluyó casi a 700 personas con diabetes, se concluyó que el cuidado a domicilio en diabetes fue muy eficaz disminuyendo los niveles de glucosa en sangre, la presión arterial, los triglicéridos y el colesterol, incluso el auto control de los pacientes a la hora de alimentarse.

      Cuando la persona con diabetes no puede hacerse cargo del control de la diabetes porque su estado general no le permite verificar los valores, por falta de conocimiento o falla en intentos previos, los familiares o un cuidador profesional pueden asistir al paciente.

      • Cuando se trata de Diabetes tipo 1 la terapia actual está enfocada a que el propio paciente sea el responsable del control de la glucosa, la alimentación y el ejercicio físico, así como en la administración de insulina. Pero en situaciones especiales como un accidente con discapacidad temporal o permanente, infecciones como la gripe, gastroenteritis, y resfrío el control de la glucosa puede no ser tan fácil y recurrir a un médico o las visitas a domicilio de una enfermera puede ser una buena idea.
      • En el caso de Diabetes tipo 2 si la persona permanece en su hogar por la edad, por problemas para movilizarse, obesidad o por otra condición crónica, la necesidad de tener un cuidador permanente, un servicio de visitas de enfermería y un médico a domicilio se hace mucho más necesaria.
      • En la diabetes gestacional es frecuente que se indique reposo, por lo que contactar con una agencia de cuidados a domicilio puede ayudar no solamente a controlar la glucosa sino también a asistir en el cuidado personal y del hogar.

      Beneficios del cuidado a domicilio en diabetes

      Las agencias de servicios clínicos a domicilio trabajan con personas de todas las edades y pueden ayudar con todo tipo de problemas de salud. Ofrecen una amplia gama de servicios en el hogar, según las necesidades del paciente. Desde la enfermería especializada y la atención médica hasta los servicios sociales, tienen personal capacitado para ayudar a llevar una vida más saludable.

      El cuidado a domicilio en diabetes tiene 2 objetivos principales:

      • Ayudar al paciente y a su familia a manejar la diabetes, la alimentación y el ejercicio físico.
      • Prevenir la hospitalización por diabetes o condiciones asociadas.

      Estos objetivos los cumplen de la siguiente manera:

      • Educando al paciente y su familia sobre la medicación, cómo y cuándo administrarla.
      • Creando una dieta personalizada y preparando las comidas si el servicio incluye un asistente doméstico.
      • Enseñando al paciente y familia a reconocer los signos de hiper e hipoglucemia y cómo actuar en cada caso.
      • Controlando el pulso, presión arterial y respiración.
      • Controlando el peso y el ejercicio adecuado.
      • Tomando muestras de sangre para control de glucosa si el paciente no puede hacerlo por sí mismo.
      • Administrar la medicación: insulina, hipoglucemiantes y cualquier otro fármaco que indique el médico.
      • Ayudando a realizar ejercicios indicados por el fisioterapeuta.
      • Revisar el estado de los pies y previniendo problemas circulatorios.
      • El personal de atención clínica a domicilio también ayuda a aliviar el estrés que conlleva el control de la diabetes. Es una gran ayuda para controlar la enfermedad, ya que el estrés puede aumentar la resistencia a la insulina y llevar a niveles altos de azúcar en la sangre.

      Solicitar una entrevista con una agencia de cuidado a domicilio en diabetes de confianza puede ser el paso para evitar deterioros en la salud y hospitalizaciones.

      Fuentes: