Contáctanos al +56 2 2263 3434

      Aunque el modelo de hospitalización domiciliaria está muy establecido en Europa y Estados Unidos desde finales del siglo pasado, en América Latina se ha logrado un gran impulso recién en este siglo.

      Los servicios de salud de hospitalización domiciliaria ayudan a jóvenes, adultos, personas mayores y niños que se están recuperando después de una hospitalización, o bien necesitan atención adicional para seguir un tratamiento en el hogar y evitar una hospitalización innecesaria.

      Una de las razones por las que ha crecido tanto este modelo es porque la esperanza de vida de las personas ha crecido exponencialmente en el último siglo y se espera que puedan envejecer con una muy buena calidad de vida. Otra de las razones es que la tecnología médica se ha desarrollado lo bastante como para permitir tratamientos complejos en el hogar. Asimismo, muchas enfermedades que antes eran mortales se han convertido en crónicas debido al desarrollo de la medicación, por ejemplo, el SIDA y algunos cánceres.

      En estos casos mencionados y en muchísimos más, permanecer en el hospital no tiene sentido si existe una forma de ser atendido en el hogar, con todas las ventajas que esta opción tiene.

       

      ¿Qué es la hospitalización en el hogar?

      Primero definamos este modelo: la hospitalización domiciliaria es un servicio que brinda tratamiento activo por profesionales de la salud, en el hogar del paciente, de una afección que de otra manera requeriría atención hospitalaria aguda para pacientes internados. Es decir, se brinda un tratamiento o se supervisa médicamente una recuperación en el hogar del paciente en lugar de hacerlo en un hospital o clínica con internación.

      Siempre hay un médico a cargo de la atención y es acompañado por enfermeras y personal de cuidado como el que trabaja en un hospital.

       

      Ventajas de la hospitalización domiciliaria

      La hospitalización en el domicilio ofrece múltiples beneficios al sistema sanitario, como la mayor disponibilidad de camas para emergencias o la disminución de los costos totales, pero en este artículo nos concentraremos para los beneficios y ventajas que este modelo ofrece a los pacientes y sus familias.

       

      1- Es apropiado para muchos tipos de pacientes y de cualquier edad

      Es un sistema que resuelve las necesidades de atención médica de:

      • Pacientes crónicos descompensados (EPOC, cardiopatías, diabetes, cirrosis, cáncer, etc.)
      • Enfermos con procesos agudos, fundamentalmente de tipo infeccioso (neumonías, infecciones del tracto urinario, endocarditis, infecciones osteo articulares y de partes blandas, etc.)
      • Recuperación de cirugías (prótesis de cadera, cirugía de mama, laparotomía, bypass coronario, etc.)
      • Accidentes y cura de heridas complicadas
      • Tratamientos intravenosos prolongados
      • Pacientes que necesitan nutrición parenteral

      2- El paciente permanece en su entorno y se recupera más rápidamente

      Es un hecho que los pacientes se recuperan más rápidamente en su casa que en el hospital. Estar en el hogar con acceso ilimitado a los seres queridos ofrece al miembro de la familia mayor las mejores posibilidades de una recuperación completa. La flexibilidad de los horarios en la propia casa produce menos estrés, lo que se traduce en una recuperación física y psicológica más rápida.

      3- La hospitalización en domicilio es más barata

      En algunos casos puede llegar a costar varias veces menos que permanecer en el hospital por el mismo tiempo. También se evitan los costos de traslados al hospital de familiares, como en el caso de niños internados donde la madre o el padre suelen tener que mudarse cerca del hospital por períodos prolongados.

      4- Disminuye el riesgo de infecciones hospitalarias

      Contraer una infección mientras se permanece internado en hospitales o clínicas es un problema muy común. Según la Organización Mundial de la Salud, casi un 9% de los pacientes internados contraerán una infección que no tenían antes de ingresar ni estaban incubando. Los pacientes geriátricos, los inmunodeprimidos, los que reciben quimioterapia y los bebés son más susceptibles a estas infecciones y a que las mismas se compliquen. Permanecer en casa en estos casos es la mejor opción ya que el paciente no estará en contacto con personas enfermas.

      5- El paciente no se preocupa por los que quedaron en casa

      Durante una internación en el hospital, tanto el paciente como el familiar que lo cuida soportan una dosis extra de estrés debido a la preocupación por el resto de la familia que está en casa. Los padres se preocupan por los niños que quedaron en casa y deben encontrar cuidadores para ellos. Los adultos mayores suelen estresarse pensando en quién atenderá sus mascotas y por la seguridad de la casa. Estas preocupaciones atentan contra la recuperación del paciente y son perfectamente evitables cuando se opta por la hospitalización domiciliaria.

      6- Disminuye el riesgo de presentar o agravar trastornos mentales

      Las personas mayores también tienen un riesgo mayor de desarrollar una afección llamada delirio cuando permanecen en el hospital por tiempo prolongado. Es una condición muy común en ancianos, pero de la que poco se habla habitualmente. Consiste en un estado de confusión aguda y profunda cuyo mecanismo no se conoce perfectamente, pero el entorno desconocido y estresante de la sala de internación y la pérdida de una rutina doméstica sin duda juegan un papel importante. Esta condición puede desencadenar o acelerar estados de demencia con riesgos importantes, prolongación de la internación o necesidad de alojamiento permanente en una residencia.

      7- Acceso a un equipo multidisciplinario sin moverse de casa

      Las agencias que brindan el servicio de hospitalización domiciliaria cuentan con un equipo de profesionales de la salud que concurren a atender el paciente a su domicilio. No solamente médicos de distintas especialidades y enfermeras, sino también fisioterapeutas, bioquímicos, farmacéuticos, oftalmólogos, fonoaudiólogos, fisiatras, rehabilitadores, etc. Evitar compaginar turnos y organizar visitas o traslados es una ventaja invalorable para cualquier paciente y su familia.

      8- Ideal para cuidados paliativos

      Todos queremos que nuestros seres queridos puedan pasar sus últimos días con el mayor confort y tranquilidad posibles. Los pacientes terminales hospitalizados en el hogar pueden permanecer rodeados de su familia y amigos hasta último momento, dejando también en ellos los recuerdos menos duros posibles.

      Si bien el hospital es indispensable para los pacientes en estado crítico, la atención médica domiciliaria es adecuada para miles de personas. Consulte a su médico si la hospitalización domiciliaria es una opción para usted o su familiar.

       

      Fuentes: