Contáctanos al +56 2 2263 3434

La demencia es un tema muy emocional e incómodo. Si sospecha que un ser querido sufre de un trastorno cognitivo o pérdida de la memoria, puede que no sepa cómo actuar.
Te dejamos unos consejos sobre cómo iniciar una conversación acerca de la demencia y hacerse el examen para la enfermedad.
Te puede interesar antes de continuar: ¿Qué es la demencia y cuáles son sus síntomas?
 

Iniciar la conversación acerca de la demencia

 
Es posible que tenga la idea o impresión que un ser querido mayor está sufriendo de problemas conductuales o cognitivos, pero no está muy seguro de cómo abordar el tema o pedir ayuda.
La gente cambia en sus últimos años, y a veces puede disminuir su salud y ánimo más rápido de lo esperado; especialmente si el deterioro se relaciona con la enfermedad de alzhéimer, u otras formas de demencia.
Relacionado: Causas y síntomas del alzhéimer
Puede ser indescriptiblemente doloroso presenciar el deterioro de un ser querido con demencia, especialmente a medida que progresa la enfermedad, como el olvido puede transformarse poco a poco en una alteración grave e incluso en cambios de personalidad.
Es probable que el miembro de su familia ya tenga sospechas de que algo anda mal. Puede tener ansiedad e incluso puede tratar de encubrir el problema, en lugar de tener una conversación con usted – que puede hacer que la situación sea aún más frustrante.
 

Afortunadamente, hay algunos pasos que puede tomar para tener una conversación productiva que lleve a la obtención de ayuda:

 
1- Haz que sea tu problema
Muchas veces los padres ancianos no quieren ser una carga para sus hijos adultos con sus dolencias. El cambio de roles entre padres e hijos no es fácil, por lo que los hijos adultos necesitan expresar su preocupación para lograr iniciar diálogo sobre la enfermedad
Una conversación inicia, por ejemplo, podría ser:
“Me preocupas y creo que ver lo que el médico dice me haría sentir mejor. Me gustaría que estuviésemos más tranquilos sabiendo que tenemos información actualizada acerca de tu salud “.
Es importante destacar que muchos de los problemas de memoria y de función pueden ser abordados con las pruebas adecuadas y el diagnóstico.
2- Contacte a su médico antes hacer un chequeo de rutina
En lugar de simplemente presentarse a un examen de rutina u otra cita programada para expresar preocupaciones, es recomendable llamar o escribir al médico de antemano a fin de preparar la visita. Es importante hacer lo siguiente:
– Solicitar una evaluación de la memoria
– Compartir ejemplos de comportamientos que han sido testigos
3- Contar con alguien que pueda influir en su ser querido
Si su familiar o ser querido no quiere escucharlo a usted, busque a alguien al que quiera escuchar, ya sea un amigo, miembro de la familia o algún profesional de cuidados a domicilio.
Debes saber que nunca estás solo: la ayuda y la familia siempre está disponible. Lee estos consejos para no estar solo en el cuidado del adulto mayor.
4- Mantenga una actitud positiva
No se centre en los aspectos o actitudes negativas de la persona de edad, sino más bien discuta la importancia de conseguir un tratamiento que pueda ayudar a conservar sus habilidades, la memoria y la buena calidad de vida.
Recuérdele que está de su lado, usted es su defensor y que desea que viva de forma independiente y feliz. Es importante no utilizar los términos demencia o alzhéimer ya que esto puede asustar a su ser querido y hacerlo más resistente a hablar del tema.
5- Reconocer el miedo
Es normal estar preocupado y temeroso si usted sospecha que algo está mal con su mente y capacidades. Sea amable y humano y reconozca que también está preocupado, por lo que desea obtener ayuda.
Un posible comentario podría ser: “Estoy un poco preocupado, también. Si podemos averiguar qué hay detrás de estas confusiones, entonces creo que el problema podría ser tratado”.
6- Nunca responda con ira
Algunas personas que sufren de trastornos cognitivos pueden mostrar muchos problemas de comportamiento, lo que hace aún más difícil el hecho que usted pueda obtener ayuda. La ira, la confusión, el miedo, la paranoia y la tristeza que las personas con la enfermedad están experimentando pueden resultar en conversaciones o acciones agresivas y en ocasiones violentas. Si responde con ira, su ser querido será menos propenso a escucharlo.
Es importante mantener la calma y acercarse lentamente, de frente, utilizando el contacto visual. Mantenga las oraciones cortas y simples y trate de distraer la atención de la conversación con una actividad o comida favorita.
Relacionado: cuidando a una persona con demencia senil
7- Sea persistente
Si su miembro de la familia se resiste a conversar  y no quiere ayuda, persista con suavidad. Puede dejar el tema de conversación por el momento, pero acérquese de nuevo otra vez con alguna nueva táctica, por ejemplo una salida, una comida, junto a otras personas, ver una película que toquen el tema, etc.
También te puede interesar:
Cómo prevenir la demencia
8 cuidados de nutrición para personas con alzhéimer o demencia
Fuente: aplaceformom

Comparte y ayuda