Contáctanos al +56 2 2263 3434

      ¿Qué es la diabetes tipo 2?

      Cuando se tiene esta enfermedad, el cuerpo hace un trabajo insuficiente para convertir los carbohidratos de los alimentos en energía. Esto causa que el azúcar se acumule en la sangre. Con el tiempo se incrementa el riesgo de enfermedades del corazón, ceguera, daños nerviosos y órganos, y otras condiciones graves. Afecta a personas de todas las edades, y los primeros síntomas son leves. Alrededor de 1 de cada 3 personas con diabetes tipo 2 no sabe que la tiene.
       

      ¿Qué notarás por primera vez?

      Las personas con diabetes tipo 2 a menudo no tienen síntomas. Cuando aparecen, uno de los primeros síntomas puede ser tener mucha sed. Otros incluyen boca seca, más apetito, orinar mucho -a veces tan a menudo como cada hora– y la pérdida de peso inusual o ganancia de peso.
       

      Los síntomas posteriores de diabetes tipo 2

      A medida que los niveles de azúcar en la sangre son más altos, es posible que tenga otros problemas como dolores de cabeza, visión borrosa y fatiga.
       

      Los signos de problemas graves

      En muchos casos, la diabetes tipo 2 no se descubre hasta que tiene un efecto negativo en su salud. Algunas señales de alerta incluyen:
      – Cortes o llagas que tardan en sanar
      – Infecciones frecuentes o infección del tracto urinario
      – Picazón en la piel, especialmente en el área de la ingle
       

      Puede afectar a su vida sexual

      La diabetes puede dañar los vasos sanguíneos y los nervios de los genitales. Esto podría conducir a una pérdida de la sensibilidad y hacer que sea difícil tener un orgasmo. Las mujeres también son propensas a la sequedad vaginal. Aproximadamente 1 de cada 3 que tienen diabetes tendrá algún tipo de problema sexual. Entre el 35% y el 70% de los hombres que tienen la enfermedad tendrán al menos algún grado de impotencia en su vida.
       

      Los factores de riesgo que puede controlar

      Algunos hábitos de salud y condiciones médicas relacionadas con su estilo de vida pueden aumentar sus probabilidades de tener diabetes tipo 2, incluyendo:
      – El exceso de peso, especialmente en la cintura
      – Un estilo de vida teleadicto
      – Fumar
      – Comer mucha carne roja, carne procesada, productos lácteos altos en grasa, y los dulces
      – Los niveles de colesterol y triglicéridos saludables
       

      Factores de riesgo que no puede controlar

      Otros factores de riesgo están fuera de su control, incluyendo:
      – Raza o etnia: los hispanos, los afroamericanos, los nativos americanos, y los asiáticos son más propensos a conseguirlo
      – Antecedentes familiares de diabetes: tener un padre o hermano con diabetes aumenta sus probabilidades
      – Edad: tener 45 años o más aumenta el riesgo de diabetes tipo 2
      – Cuantos más factores de riesgo tenga, más probable es que obtendrá la diabetes tipo 2
       

      Los factores de riesgo para las mujeres

      Usted tendrá una mayor probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 si:
      – Ha tenido diabetes gestacional cuando estaba embarazada
      – Ha tenido un bebé que pesó más de 4 kilos
      – Ha tenido síndrome de ovario poliquístico tenido
       

      ¿Cómo funciona la insulina?

      En una persona sana, la insulina ayuda a convertir los alimentos en energía. Su estómago descompone los carbohidratos en azúcares. Los azúcares entran al torrente sanguíneo, lo que lleva al páncreas a liberar la hormona insulina en la cantidad justa y esta ayuda a las células a utilizar el azúcar como combustible.
       

      Contratiempos en el metabolismo

      En la diabetes tipo 2, las células no pueden utilizar el azúcar correctamente. Eso significa que hay una gran cantidad de ella en su sangre. Si usted tiene una condición llamada resistencia a la insulina, su cuerpo produce la hormona, pero sus células no la usan o responden a ella como deberían. Si usted ha tenido diabetes tipo 2 durante un tiempo, pero no se ha tratado, su páncreas hará menos insulina.
       

      ¿Cómo se diagnostica la diabetes tipo 2?

      Su médico tomará un poco de sangre y hará una prueba de A1c. Se muestra el nivel promedio de azúcar en la sangre durante los últimos 2-3 meses.
       

      Su dieta hace la diferencia

      Puede controlar los niveles de azúcar en la sangre, cambiando su dieta y perdiendo peso extra. Es importante el seguimiento cuidadoso de los carbohidratos en su dieta. Mantenga la misma cantidad en cada comida, cuide la cantidad de grasa y proteína que come, y reduzca las calorías. Pídale a su médico que lo remita a un nutricionista para ayudarle a tomar decisiones saludables y un plan de alimentación.
       

      El ejercicio es importante

      El ejercicio regular, como el entrenamiento de fuerza o caminar, mejora el uso de la insulina y puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Ser activo también ayuda a deshacerse de la grasa corporal, bajar la tensión arterial, y a protegerse de las enfermedades del corazón. Trate de hacer 30 minutos de actividad moderada casi todos los días de la semana.
       

      La relajación es la clave

      El estrés puede aumentar su presión arterial y azúcar en la sangre. Algunas personas no hacen nada para bajar los niveles de presión y azúcar. Otros recurren a los alimentos para hacer frente a ello. En su lugar, practicar técnicas de relajación como la respiración profunda, meditación o visualización da buenos resultados. Hablando con un amigo, un familiar o un consejero podría ayudar. Si no se puede superar, póngase en contacto con su médico.
       

      Los medicamentos orales pueden ayudar

      Si la dieta y el ejercicio no pueden conseguir que el nivel de azúcar en la sangre quede bajo control, su médico le puede añadir medicación. Hay muchos tipos de pastillas para la diabetes disponibles. A menudo son combinados. Algunos trabajan diciéndole al páncreas que produzca más insulina. Otros ayudan al organismo a utilizar mejor o bloquear la digestión de los almidones. Algunos a la degradación lenta de insulina.
       

      Insulina: no es sólo para el tipo 1 de diabetes

      Su médico puede prescribir la insulina al principio del tratamiento y combinarlo con las píldoras. También puede ayudar a las personas con diabetes tipo 2 que desarrollan “insuficiencia de las células beta”. Esto significa que las células en el páncreas ya no producen insulina cuando el azúcar en la sangre es alto. Si esto sucede, la insulina se convertirá en parte de su rutina diaria.
       

      ¿Por qué es importante realizar pruebas de azúcar en la sangre?

      Su médico le puede mostrar cómo usar un medidor de glucosa para comprobar su nivel de azúcar en la sangre. Esto le permite saber cómo está funcionando su plan de tratamiento. Con qué frecuencia hacerlo dependerá de qué tan bien controlada esté su diabetes, el tipo de tratamiento que utiliza, y qué tan estable está el nivel de azúcar en la sangre. Los tiempos de prueba comunes  son cuando se despierta, antes y después de las comidas y el ejercicio, y al acostarse.
       

      Los problemas del corazón y arterias

      Si no recibe tratamiento para la diabetes con una dieta saludable y ejercicio, es probable que la placa se acumule en sus arterias. Esta sustancia pegajosa ralentiza el flujo sanguíneo y aumenta el riesgo de formación de coágulos. Esto conduce al endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis), lo que lo hace más propenso a tener un ataque al corazón o un derrame cerebral. Alrededor de 2 de cada 3 personas con diabetes mueren de enfermedades del corazón.
       

      Las complicaciones renales

      Cuanto más tiempo se tiene diabetes, mayor es la probabilidad de que obtenga la enfermedad renal crónica. La diabetes es la causa principal de insuficiencia renal. Es culpable de alrededor de la mitad de los nuevos casos. El control de su azúcar en la sangre, presión arterial y colesterol puede reducir el riesgo de esta complicación. Exámenes anuales y los medicamentos pueden retrasar la enfermedad y mantener sus riñones sanos.
       

      Problemas en los ojos

      Un alto nivel de azúcar en la sangre puede dañar los pequeños vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes a la retina, una parte fundamental del ojo. Esto se conoce como retinopatía diabética, y puede conducir a la pérdida de la visión. Es la causa principal de nuevos casos de ceguera en personas entre las edades de 20 y 74.
       

      El dolor de nervios en diabéticos

      Con el tiempo, la diabetes no controlada y el azúcar en la sangre pueden causar daño a los nervios. Los síntomas incluyen hormigueo, entumecimiento, dolor y sensación de alfileres y agujas, a menudo en sus dedos, manos, dedos de los pies, o pies. El daño no se puede revertir, pero hay tratamientos. El control de la diabetes puede ayudar a prevenir un daño mayor.
       

      Lesiones en los pies

      El daño nervioso diabético puede hacer que sea difícil sentir sus pies. Es posible que no note heridas. Al mismo tiempo, el endurecimiento de las arterias reduce el flujo sanguíneo a la zona. Incluso una pequeña lesión puede causar llagas en los pies y gangrena. En los casos graves, las infecciones pueden dar como resultado una amputación.
       

      Dientes y encías

      Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden alimentar a las bacterias que forman la placa. La acumulación de placa conduce a las caries, enfermedades de las encías. Una enfermedad de las encías severa puede causar la pérdida de dientes. Se debilitan las encías, los tejidos y los huesos que sostienen los dientes en su lugar. Eso mismo hace que sea más fácil conseguir una infección.
       

      ¿Se puede prevenir la diabetes tipo 2?

      Una de las cosas más sorprendentes acerca de la diabetes tipo 2 es que se puede evitar. Para disminuir el riesgo, siga las mismas pautas que para prevenir la enfermedad del corazón:
      – Coma una dieta saludable
      – Ejercicio durante 30 minutos, 5 días a la semana
      – Mantenga un peso saludable
      – Hable con su médico sobre las pruebas para la prediabetes
       
      Las personas con prediabetes pueden evitar contraer diabetes con cambios de estilo de vida y medicamentos.
       
      Fuente: WebMD
      Adaptado: Serproen